Trucos para que el bizcocho suba mucho

Trucos para que el bizcocho suba mucho

Estrenamos la sección de consejos de cocina con una selección de trucos para que el bizcocho suba mucho. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado con ese bizcocho que se resiste a subir? Aunque luego nos podamos comer el rico resultado del horneado siempre da rabia si no conseguimos que se vea tan atractivo como teníamos en mente.

En Cocinando Recuerdos hacemos bizcochos de limón, veganos, de yogur o mármol. Sabemos muy bien el esfuerzo y dedicación que supone cocinar bizcochos. Por eso queremos compartir algunos trucos que seguro ayudarán a más de un cocinero o cocinera en sus aventuras de repostería.

Si cierras los ojos y piensas en una porción de bizcocho, ¿a que lo imaginas esponjoso, tierno, jugoso y con mucho sabor? Esos bizcochos que te obligan a comer un cachito cada poco tiempo y te da pena cuando se termina de lo bueno que estaba.

Vamos a ayudarte a que quede perfecto con estos trucos para que el bizcocho suba mucho. Seguramente hayas leído en otras webs consejos parecidos, sin embargo, te recomendamos que cojas tu delantal favorito, prepares la receta de tu bizcocho favorito, ingredientes, utensilios, encimera y comiences a poner en práctica lo que vas a leer a continuación.

¡Empezamos!

Trucos para que el bizcocho suba mucho

No inventes cantidades

Este tal vez sea el mejor de los trucos. Si tienes una receta síguela fielmente. No añadas más cantidad de producto o reduzcas azúcar o harina. Mantén las medidas justas y verás como el resultado te sorprende.

Muchas veces nos han preguntado amigos y familiares por trucos para que el bizcocho suba mucho y cuando profundizamos en su proceso vemos que no han seguido bien la receta original. ¡Mucho cuidado con esto!

En repostería no suele valer con mezclar ingredientes por intuición. A no ser que roces la perfección en el arte de cocinar a ojo. Si no tienes la maestría de echar las cantidades en proporciones perfectas sin seguir recetas entonces créenos. Te irá mucho mejor si sigues al pie de la letra tu receta.

Si no lo haces así afectará al resultado final de tu bizcocho.

Levadura y productos de repostería

Vivimos en una era donde todo está al alcance de dos clics. Puedes comprar online levaduras especiales para bizcochos o incluso harinas ya preparadas con levadura. Te hacen la vida más fácil y no tienes que preocuparte de haber olvidado algún ingrediente clave.

Nuestra recomendación es que siempre tengas en tu armario un par de sobres de levadura para esa tarde inspiradora, perfecta para hacer un esponjoso bizcocho.

Lo mismo para la harina, si quieres hacer un bizcocho y que suba mucho es recomendable que utilices harinas suaves, e incluso las tamices durante la elaboración. Cuanto mejor se tamice la harina (con un colador mismamente) mejor subirá tu bizcocho.

Cuidado con la temperatura

No nos referimos a la temperatura del horno cuando decidas meter tu masa. Hablamos de la temperatura de los ingredientes que vas a utilizar. Si mezclas productos muy fríos con otros templados puedes desencadenar una reacción química que impida que tu bizcocho suba mucho.

El ideal es que prepares de antemano todos los ingredientes y te asegures de tenerlos todos aproximadamente en la misma temperatura ambiente.

En realidad, con dejarlo fuera de la nevera media horita antes de cocinar ya debería ser suficiente.

ingredientes a temperatura ambiente trucos para que el bizcocho suba mucho

Bate bien los huevos, ¡pero no te excedas!

Seguro que ya sabes que al batir los huevos es recomendable que entre aire para que el bizcocho suba mucho. Ese aire es el que permite durante el horneado dar ese efecto esponjoso, si se hace bien.

Para saber que has batido bien fíjate que los huevos tengan textura espumosa, con burbujitas y parezca una especia de masa esponjosa.

Si quieres tener un resultado perfecto utiliza varillas de repostería para batir. Dale con energía y verás como tarde o temprano consigues el resultado esperado.

Sin embargo, te advertimos, si bates en exceso podrías no conseguir ese aireado de los huevos y que después tu bizcocho no suba al hornearlo.

Para parar cuando debes hazlo justo en el momento donde veas que los huevos se tornan blanquecinos y espumosos. Habrás mezclado bien la levadura con los huevos y estará listo para seguir tu receta.

Uno de los trucos para que el bizcocho suba mucho es usar huevos a temperatura ambiente. Retienen mejor el aire al batirlos y te será más fácil conseguir que suba en el horno.

Estudia tu horno

Cada casa es un mundo igual que cada copo de nieve es diferente, lo mismo ocurre con los hornos caseros. Cuando cocinamos en casa de amigos, familiares u otras personas el horno puede ponerte la zancadilla en tu periplo por la cocina.

No solo debes preocuparte de dejar todo igual que cuando comenzaste, debes saber a qué temperatura te funciona mejor el horno. Para precalentarlo correctamente antes de meter la masa de tu bizcocho.

Habitualmente leerás que los bizcochos se hornean entre los 170 – 180 grados. Aunque hemos de reconocer que alguna receta hemos probado horneando el bizcocho a 160 grados durante casi una hora y el resultado fue exquisito.

Lo importante aquí es precalentar el horno correctamente, a algo más de temperatura de lo que vayamos a hornear después.

Si tienes la suerte de poder hacer pruebas antes de crear tu bizcocho maestro haz experimentos. Busca conejillos de indias, cocina ricos minibizcochos y mientras prueba diferentes temperaturas a ver cual te da mejor respuesta. Después de haberos comido varios bizcochitos ya tendrás controlada la temperatura ideal para precalentar y también para hornear.

Horneado de bizcocho para que suba mucho, mujer horneando con niña pequeña a su lado

Trucos para que el bizcocho suba mucho en el horno

Si has probado recetas al pie de la letra y todavía no consigues que el bizcocho suba lo que quieres es posible que sea cuestión del horno y su forma de medir temperaturas.

Muchas veces se recomienda dar calor por arriba y abajo a la hora de hornear. Pero como decíamos cada horno es un mundo, y el tuyo podría estar actuando en tu contra.

Prueba a darle solo calor desde abajo, sin usar el ventilador, a una temperatura ligeramente inferior y unos minutos más de tiempo.

 Verás como el bizcocho sube más que en intentos anteriores.

Evitar que el bizcocho se hunda por el centro

Si haces tus bizcochos y suele pasarte que se hunde por la zona central seguramente sea causado por una baja temperatura. Prueba a darle unos grados más de calor y seguramente no vuelva a pasarte.

Si subiendo la temperatura pasa lo mismo podría ser una cuestión de cantidades de azúcar o que se ha abierto el horno antes de tiempo durante el proceso de horneado.

SI en el horno lo ves perfecto y al sacarlo de repente se hunde es por un cambio brusco de temperatura. Deja el bizcocho dentro del horno con la puerta entre abierta unos minutos y después ya lo sacas, seguramente esto solucione el problema.

Evitar que el bizcocho se rompa o aparezca un volcán

Si te ocurre esto es porque lo has horneado a demasiada temperatura. Prueba a bajar un poco los grados de tu horno. A veces marcan una temperatura concreta, pero por el motivo que sea no están en realidad a esa temperatura. Hay hornos que marcan 170 grados, pero en realidad están a 180. Ve probando y darás con la temperatura perfecta para tu horno.

Si el bizcocho se llena de grietas o se rompe quiere decir que las proporciones de liquido y harina no son las adecuadas. En este caso tendrías más harina que líquido.

Aceite de oliva virgen extra, de girasol o mantequilla

Aquí entramos en el terreno de los gustos y lo que queramos engordar si vamos a comernos nuestro esponjoso bizcocho.

Si cocinamos el bizcocho con AOVE debemos tener en cuenta que el bizcocho subirá menos ya que la densidad del aceite afectará a que el bizcocho no suba tanto una vez horneemos.

Otro consejo que podemos dar es que si añadís chocolate, trocitos de fruta o avena a la masa se irán al fondo si se usa aceite de oliva en la masa.

Si utilizamos aceite de girasol el bizcocho subirá mejor, pero sacrificamos por otra parte ese sabor característico del aceite de oliva o la mantequilla.

Si lo hacemos con mantequilla porque queremos darle mucho sabor al bizcocho. Debemos procurar que no se funda mientras la batimos junto a los huevos. Si ves que deja de ser una mezcla espumosa mételo en la nevera un ratito.

Según leerás en otras webs de recetas se suele recomendar que por cada 100 gramos de mantequilla debemos usar 90 mililitros de aceite. Esto solo en caso de hacer nuestro bizcocho con aceite en lugar de mantequilla claro.

El uso de líquidos, cómo usarlos correctamente

Si estas buscando trucos para que el bizcocho suba mucho no puedes perderte este.  

Puede parecer obvio pero mucha gente olvida gestionar bien las cantidades de líquidos a introducir en la masa del bizcocho.

Si añadimos frutas, mermeladas, siropes o chocolate fundido debemos tener en cuenta que actúan como líquidos y debemos restar su cantidad a la leche que vamos a añadir.

Por ejemplo, si tenemos un 300 ml de leche y añadimos 100 de mermelada entonces la cantidad de leche que debemos añadir sería de 200ml. Porque los otros 100 ya lo compone la mermelada.

El molde perfecto

Hay quien te dirá que lo mejor es un molde de cerámica, como se ha hecho toda la vida. Otros te recomendarán un molde de metal más moderno, con su sistema de apertura especial incluido.

Al final como suele ocurrir con todo en la vida dependerá de ti. Puede que te resulte más cómodo utilizar un molde de cerámica o de metal, será cuestión de gustos.

Lo importante a la hora de hacer un bizcocho es cuidar al introducir las medidas y engrasar bien el molde. El engrasado siempre antes de volcar la masa que hemos preparado con tanto esmero.

Podemos usar aceite o mantequilla a la hora de engrasarlo. Luego debemos cuidar que la masa ocupe en el molde lo que indique la receta. Normalmente se trata de llenar el molde a ¾ partes de su capacidad. De este modo aseguramos que no se nos rompa cuando crezca.

Otra opción que puede darle un toque interesante al bizcocho es utilizar papel de hornear, recubre con él la base del molde y coloca encima tu masa. Cuando se termine los bordes quedarán irregulares pero te aseguras que el bizcocho no se pega en absoluto.

Truco extra para que el bizcocho suba mucho

Si tienes un trapo viejo de cocina lo puedes mojar, y humedecido (sin que chorree) lo colocas alrededor del molde. Según lo tengas todo listo mételo al horno. Aportará humedad y ayudará a que el bizcocho suba más todavía.

No utilices un trapo nuevo o que te guste porque se va a requemar. Si tienes dudas o te da cosa que se estropee tu trapo existen unas bandas de Wilton específicas para hornear de forma homogénea.

bandas horneado humedad wilton

Truco clave: Desmoldar con cuidado

El ansia a veces nos puede, nos obliga a ir rápido porque huele de maravilla y nos morimos por hincarle el diente. ¡Paciencia!

Cuando termine el proceso de horneado lo mejor es abrir la tapa del horno y dejar que el bizcocho atempere unos minutos, no lo sacaremos todavía.

Una vez pasen unos cinco minutos lo sacamos y lo dejamos reposar, sin tocarlo ni retirarlo de su molde, otros 10 minutos más.

Esto nos va a permitir retirar el bizcocho del molde sin que se rompa y nos llevemos ese disgusto tan grande después de tanto trabajo.

Transcurridos los 10 minutos de rigor podremos desamoldarlo y colocarlo en la parte más protegida que encontremos. Para que le dé tiempo a enfriar y no nos invada el deseo de meterle mano antes de tiempo, cosa que suele ocurrir si tienes hijos y encima golosos.

¿Te han gustado nuestros trucos para que el bizcocho suba mucho? Si conoces más consejos comparte tu saber en los comentarios. Seguro que entre todos encontraremos las mejores técnicas para cocinar bizcochos que se conviertan en maravillosos recuerdos gastronómicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto Directo

Llámanos o rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo. Nos esforzamos por responder a todas las consultas dentro de las 24 horas de los días hábiles.








    Responsable: Cocinando Recuerdos. Finalidad: Responder a tu consulta. Legitimación: Al marcar la casilla indicas aceptar la Política de Privacidad y estar de acuerdo con el uso de tus datos. Destinatarios: Tus datos no serán cedidos ni vendidos. Serán protegidos. Derechos: Puedes acceder, rectificar, oponerte o suprimir tus datos en cualquier momento.