Trucos para cocinar pasta

trucos para cocinar pasta

Que levante la mano quien haya recurrido a la pasta un día que no se le ocurría qué hacer de comer. Si has levantado la mano te van a gustar estos trucos para cocinar pasta, los hemos recopilado en exclusiva para ti.

Tanto si utilizas la pasta a modo de recurso final como si eres un amante de la cocina italiana y su modus operandi a la hora de cocinar pasta no dejes de leer, seguro que encuentras algún truco útil que no conocías.

Algunos de estos trucos para cocinar pasta se han transmitido de generación en generación entre familias italianas. Si tienes familia en Italia o eres descendiente es posible que hayas escuchado alguno de estos consejos.

Un litro de agua por cada 100 gramos de pasta

A veces si hacemos un guiso queremos dejar agua al ras de los ingredientes o incluso dejar solo dos dedos de margen si hacemos arroz. Sin embargo, con la pasta la recomendación para que nos quede al más puro estilo itálico es cocer con mucha, mucha agua. Sigue la norma de un litro cada 100 gramos y todo irá sobre ruedas.

¿Cuánto es 100 gramos de pasta?

La pasta que quepa en un vaso de agua casero estándar. Por ejemplo, unos macarrones de toda la vida en un vaso de aproximadamente 250ml. También puedes usar una báscula pequeña de cocina para pesar los alimentos.

¿Sal y aceite al cocer pasta? Sal sí, pero en su momento justo

Cuando cocinas espaguetis o macarrones, ¿eres de las personas que echan aceite y sal al agua antes de que hierva? Te revelamos un gran truco, echa la sal cuando el agua haya empezado a hervir. Si la echas antes retrasas la ebullición y por tanto tarda todo más tiempo.

Truquito extra: Si usas bien las proporciones de agua no necesitas añadir aceite. Solo con la sal ya evitas que se pegue la pasta. El aceite hace la pasta más resbaladiza y eso no la favorece, al menos al gusto de los más puristas.

¿Cuánta sal añado a la cocción?

Con calcular una cuchara sopera por cada dos litros de agua será más que suficiente. Ten en cuenta que la sal no permanece en su estado original cuando la cocemos, siguiendo esa proporción tu pasta quedará perfecta.

¿Cuándo hay que echar la pasta al agua?

Cuando el agua esté hirviendo y hayas echado sal, nunca antes. Además, debes mantener la temperatura echando la pasta progresivamente. Si el agua no está burbujeando la pasta podría pegarse.

¿Qué pasa si dejo la pasta en el agua?

Si el agua no está hirviendo la pasta se pegará. Cuando termine su cocción retira la pasta del agua para evitar problemas.

¿Cuánto tiempo debo cocerla?

Generalmente puede ser entre 8 a 12 minutos con el agua hirviendo. Ten en cuenta que cada tipo de pasta tiene unas recomendaciones concretas sobre los tiempos de cocción.

Es importante leer y respetar las indicaciones de cada envase. Igualmente puedes probar un par de minutos antes de llegar al tiempo marcado para ver si la pasta está a tu gusto y así evitar que se pueda pegar al pasarnos de tiempo.

Cocinar pasta al dente

Lograr esa textura que comparte lo blandito con lo crujiente es toda una maestría cuando hablamos de trucos para cocinar pasta. Aunque seguro se podría escribir un artículo solamente para tal fin vamos a resumir mucho para darte el truco más útil y práctico que conocemos.

Habrás leído (o experimentado) que controlando muy bien el tiempo de cocción te permite alcanzar esa magia que transmite la pasta al dente cuando la hincas el diente.

Lo que muchos no conocen es el truco de añadir un vaso de agua fría nada más alcanzar la pasta la dureza que queremos. Justo en el momento de volcar el agua fría para cortar la cocción escurrimos la pasta, inmediatamente.

Una de las ventajas de la pasta al dente es que se digiere mejor, aunque a algunas personas no les gusta nada eso de comer la pasta “medio hecha” que está durita y hay que masticarla más. Al final, como siempre, al gusto de cada comensal. ¡Faltaría más!

Como dicen en Italia, «Mangiare per vivere e non vivere per mangiare» o lo que viene a ser en nuestro idioma “Comer para vivir, no vivir para comer”. Sabiduría itálica siempre bienvenida a la cocina.

De hecho, si vas a hacer pasta para una ensalada fría es mejor al dente para que no se pegue y no absorba el aliño de la ensalada.

¿Tienes prisa? Cocina la pasta en una sartén

Mucha gente cocina arroz en la sartén y te sorprenderás cuando pruebes a hacer pasta en tu propia sartén. No necesitas siempre una olla. Eso sí, procura que la sartén tenga cierto mínimo de altura para que no se desborde. Al ser menos alta que la olla la pasta se cocina más rápido.

Calienta la fuente y platos donde servirás la pasta

Este truco es de los más interesantes. Consiste en dejar el plato o fuente bajo el agua hirviendo cuando estés escurriendo la pasta. Luego cógela con cuidado para no quemarte, sécala bien y estará listo para contener la pasta templada.

Esto se suele hacer para evitar que la pasta se enfríe muy rápidamente, mantendrá más tiempo el calorcito, textura y sabor.

trucos para cocinar pasta 2

Cantidades correctas, por cada comensal un vasito de pasta

Si vamos a cocinar para varias personas y solemos hacer mucha más cantidad de la que nos gustaría (o al revés). Un buen truco es medir la cantidad de pasta a cocinar usando un simple vaso normal, de los que usemos para beber agua. Si son macarrones o pasta de tamaño normal claro. Si son espaguetis con un puño modesto por persona sería suficiente.

Si pones la pasta a remojo la tienes lista en 2 minutos

Hay personas que viven al límite, pensando qué van a cocinar para comer diez minutos antes de la hora de la comida. Otros sin embargo son más previsores y les gusta tener organizado todo el menú de la semana.

Si eres de estos últimos, planificas bien cada almuerzo, entonces prueba a dejar en remojo unas doce horas la pasta que vayas a cocinar. Igual que con las alubias o lentejas. Luego cuando llegue el momento de ponerse a cocerla verás que los tiempos son nada y menos. En apenas dos minutos tendrás lista la pasta.

¡Siendo previsores podemos ahorrar mucho tiempo en la cocina!

No te pases removiendo, o si

Hace años con un buen amigo cocinábamos mucha pasta juntos. Siempre debatíamos sobre mover la pasta en la olla. Él removía constantemente, incluso sacando los espaguetis de vez en cuando para “oxigenarlos”. Incluso los lanzaba contra la pared, por si se quedaban pegados lo cual significaría que estaban listos para comer.

Por mi parte removía una única vez, y tras esto simplemente dejaba que terminase de cocerse sola, con su tiempo recomendado de cocción.

Con el tiempo decidimos buscar información que hoy compartimos en este artículo. Resulta que ambas opciones son buenas según qué casos. Remover de vez en cuando está bien para ayudar a evitar que la pasta se pegue, aunque esto no sería necesario si hemos usado bien proporciones de agua y cocción.

Es decir, si hemos usado bien las proporciones no haría falta estar removiendo todo el rato. Si tenemos dudas o no hemos seguido ninguna medida entonces removemos de vez en cuando.

Aparte de todo, eso de lanzar al espagueti aventurero contra las paredes de la cocina es un poco marranete, que luego hay que limpiar, y además desperdicias un espagueti. Mejor probarlo en persona y valorar si está bien al dente o necesita más tiempo.

¿Te ha gustado nuestra publicación sobre trucos para cocinar pasta? Si tienes algún as en la manga y quieres compartirlo estaremos encantados de leerte en los comentarios un poco más abajo. Recuerda que seguimos publicando porque tu nos visitas y nos lees. Por ello queremos darte las gracias y esperamos seguir aportando píldoras de conocimiento que vamos recopilando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto Directo

Llámanos o rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo. Nos esforzamos por responder a todas las consultas dentro de las 24 horas de los días hábiles.








    Responsable: Cocinando Recuerdos. Finalidad: Responder a tu consulta. Legitimación: Al marcar la casilla indicas aceptar la Política de Privacidad y estar de acuerdo con el uso de tus datos. Destinatarios: Tus datos no serán cedidos ni vendidos. Serán protegidos. Derechos: Puedes acceder, rectificar, oponerte o suprimir tus datos en cualquier momento.