Como hacer que el pollo quede tierno

como hacer que el pollo quede tierno

Así como lo lees. Hoy vamos a explicar al detalle lo necesario sobre cómo hacer que el pollo quede tierno. Cuántas veces habrás cocinado pollo al horno o a la plancha y a la hora de hincar el diente descubres que el pollo ha quedado seco, duro, como un zapato.

Vamos a hacer todo lo posible por evitar que el pollo quede seco, teniendo en cuenta que el pollo es una carne blanca socorrida. La usamos muy a menudo en casa ya que su consumo es recomendable sobre la carne roja y encima es más barata. Qué mínimo que el plato quede a nuestro gusto, jugoso, tierno y perfecto para repetir cuantas veces queramos.

Como suele ocurrir en muchos ámbitos de la vida hay la pega o inconveniente con el pollo. Y es que al tener poca grasa si lo cocinas mucho tiempo la carne se pondrá demasiado dura. Lo mismo ocurrirá si no se guardan bien los tiempos de una receta o se “improvisa” de forma inapropiada.

Como hacer que el pollo quede tierno y jugoso

La respuesta “técnica” sería añadiendo grasas y calorías al pollo o cocinando poco tiempo si estamos trabajando con pechugas de pollo finitas.

como hacer que el pollo quede tierno en el horno

Utiliza pollo fresco

Ya lo decimos prácticamente a diario, pero nunca está de más repetirlo, utiliza siempre producto fresco. Primero por salud y segundo evidentemente por sabor y calidad del plato final.

Si congelas deja que descongele de forma natural durante 12 horas. So fuerzas el proceso de descongelado tendrás resultados inesperados.

Cuando compres un pollo, si tienes la posibilidad, que sea de granja, campero. Tendrá muchísimas mas probabilidades de quedar increíblemente jugoso. Normalmente lo puedes pedir limpio de plumas y con el interior ya vaciado.

Pollo a la plancha tierno

Una opción es cocinar medio minuto cada lado si estás usando una plancha o sartén con muy poco aceite. Cada lado 30 segundos, luego baja el fuego al mínimo y déjalo reposar unos 10 minutos, mejor si tapas la sartén o plancha y no lo tocas durante ese tiempo.

Al hacer esto conseguimos que se sellen por fuera al principio y luego al bajar el fuego y dejarlos tapados 10 minutos se cuecen con sus propios jugos y vapores, dando ese toque jugoso que tanto buscamos en nuestros platos con pollo.

Filetes o pechugas con grosor adecuado

A veces ocurre que tenemos la intención de hacer pollo a la plancha y cuando lo cocinamos rápidamente o nos queda crudo por dentro o muy duro porque queremos que se haga entero por dentro.

Deberemos darle el tiempo correcto a cada tipo de grosor, si son filetes finos con muy poco tiempo cada lado es suficiente. Si tenemos pechugas gorditas o con hueso tardará más, siempre podemos hacer un corte y reducir el grosor si lo deseamos.

Marinando el pollo

Si lo marinas antes de cocinarlo, esto es meter las pechugas o filetes de pollo en tu mezcla ácida favorita. Puedes usar cerveza, zumo de naranja, de limón, salsa de soja con mostaza, sal, especias, aceite… Al final es encontrar el marinado que más sabor le aporte al pollo y, por supuesto, el que más os guste en casa.

Al marinar el pollo conseguirás que te quede tierno y además sabrosísimo.

Crea tu mezcla, sumerge el pollo al gusto, entre 30 minutos y 6 horas, en la nevera, luego ya verás lo tierno que queda.

Evitar que quede seco con salmuera, nivel chef

Nos encontramos frente a un método que a pesar de ser fácil de ejecutar podría dar pereza a más de una persona. Necesitas crear una disolución saturada de sal común. Lo que viene a ser coger un cuenco o bol y añadir 60 gramos de sal por cada litro de agua.

Metes el pollo durante dos o tres horas en tu salmuera, después lo sacas, secas la piel del pollo y lo metes en la nevera sin tapar hasta que la piel quede bien seca. (Esto de la piel hazlo solamente si está entero claro, si estás cocinando pechugas o filetes de pollo sin piel olvídate de esta parte).

Finalmente úntalo con mantequilla, mete el pollo al horno y a disfrutar.

Pollo sentado en lata de cerveza, alternativa a rociar con caldos o vinos

Curiosamente se está poniendo muy de moda cocinar el pollo al más puro estilo americano, conocido comúnmente como “el pollo en el trono”.

Consiste en sentar al pollo en la bandeja del horno sobre una lata de cerveza abierta parcialmente llena. Se debe cocinar lentamente en barbacoa u horno. El hecho de tener la lata en la abertura del pollo hace que se evapore hidratando constantemente la pieza desde dentro y dejando un resultado super jugoso y sabroso.

Buscando como hacer que el pollo quede tierno puedes encontrar otras recetas como el pollo borracho argentino, con vino blanco, cilantro, comino y especias. También existe la versión del pollo borracho china, regado durante su horneado con un vino llamado “vino de shaoxing” muy característico que aporta un sabor muy intenso.

IMPORTANTE: Antes de cocinar el pollo con este método recomendamos encarecidamente que se elija muy bien la lata a utilizar, que esté perfectamente lavada. Incluso ante la duda recomendamos elegir otros métodos. En realidad las propias compañías de cerveza no recomiendan este uso de sus latas ya que los materiales de los que están hechas no están preparados para este tipo de empleo.

Regar la carne de pollo cada media hora

Otro truco en la lucha sobre como hacer que el pollo quede tierno es hidratar el pollo cada cierto tiempo ya sea con vino, cerveza, licores o zumos cítricos.

Esta es la opción más tradicional que seguro has visto usar a tu abuela o a algún familiar. Es una alternativa tan buena como cualquier otra pero si quieres dejar el pollo y desentenderte siempre puedes optar por el pollo en el trono que mencionábamos en el punto anterior a este.

Precalienta el horno

Aunque puede parecer obvio, a veces por las prisas o la poca previsión se mete antes de tiempo el pollo cuando el horno no está a la temperatura adecuada.

Antes de cocinar pollo al horno precalienta entre 15 y 20 minutos a 180 – 200 grados. Así evitarás que quede la carne blanda o mal cocinada.

Temperatura al cocinar el pollo, horno o sartén

El pollo, igual que ocurre con otras carnes blancas, la temperatura de cocinado es importante. Puede hacer que quede perfecto, doradito por fuera y sabroso por dentro, o justo al revés, un zapato requemado por fuera y reseco por dentro.

Si cocinas en sartén suelen recomendar no superar los 75 grados. Algunas vitros permiten conocer la temperatura, sin embargo, si no tienes opción habrá que probar, ensayo y error.

Puedes optar por usar un termómetro de carne, venden diferentes modelos y viene bien si quieres tener un control absoluto sobre la temperatura de la carne que estés cocinando, o bien pasarse al horneado.

Si cocinas con horno mantener la temperatura entre los 170 y 180 grados. 45 minutos por cada kilo de pollo que estés horneando.

Hay recetas donde sugieren hornear a 120 grados durante mucho tiempo. Seguro que ya conoces lo que dicen, a fuego lento sabe mejor.

Mantequilla como si no hubiese un mañana

Hay quienes preparan una mezcla de mantequilla con especias varias, al gusto. La esparcen entre la piel del pollo y la carne de forma generosa y lo meten al horno.

Es verdad que quedará super jugoso, luego cada uno que valore las cantidades de calorías a ingerir, aunque en verdad seguro que una vez cada cierto tiempo es una auténtica delicia.

Hundir al pollo en sal gorda

Igual que cuando cocinas pescado a la sal puedes hacer lo mismo si lo que buscas es como hacer que el pollo quede tierno. Puedes tener la tranquilidad de que el pollo no va a quedar ultra salado, se cocinará absorbiendo las cantidades justas de sal por si mismo.

Si alguna vez has hecho lubina o dorada con sal gorda seguro que al comerla no habrás notado que esté excesivamente salada. Con el pollo y otras carnes blancas pasa lo mismo.

Dar golpes al pollo, ¿mito o verdad?

Seguro que en muchos sitios habrás leído o escuchado eso de que debes golpear al pollo con un mazo, un vaso o con las manos antes de cocinarlo. Puede sonar un poco extraño si no llevas mucho tiempo en el mundo de la cocina, incluso podría parecer surrealista.

Sin embargo, ¿es esto cierto o es una leyenda?

Pues es cierto, golpeando desde el centro de la pechuga o filete hacia fuera ablandas la carne, le das un grosor más uniforme y en teoría se cocina mejor y se mastica mejor.

Puedes meterlo en una bolsa de film apta para alimentos y descargar estrés con cada filete. Siempre con mesura, que al final es un alimento y lo vas a ingerir, en la cocina siempre con mimo y cariño, aunque a veces haya que usar el poder de la fuerza.

Como hacer que el pollo quede tierno con leche o nata

Podríamos haber incluido este apartado dentro de los marinados, porque en parte podría considerarse como tal. Sin embargo, tiene algo de profundidad que bien merece tener su apartado propio, así que vamos al grano.

En países anglosajones como los Países Bajos, Dinamarca o Alemania utilizan muy a menudo lo que se conoce como buttermilk, que no deja de ser un suero que se obtiene al batir nata hasta que se convierte en mantequilla de leche. Es un excelente material para hacer más jugosos los platos horneados como el pollo u otras carnes.

En otros lugares se ha utilizado yogur o directamente leche con especias, dejando el pollo a remojo unas horas antes de cocinarlo.

Como dato si quieres hacer tu propia buttermilk ten presente que necesitarás leche fresca que no sea UHT, si puede estar pasteurizada pero no uperizada. ¿Qué significa esto? Pues que si usas un brick de leche UHT puede que no te quede tu buttermilk como te gustaría. Al pasar por procesos de ultra pasteurización la leche puede modificarse ligeramente afectando a la pérdida de ácido ascórbico y vitaminas.

Por último y no menos importante, cuando uses nata, leche o mantequillas para hornear o marinar ten en cuenta que, si los mezclas con cítricos pueden crearse coágulos, además de que evidentemente añades más calorías al plato y podría dejar de ser un pollo al horno saludable para ser una bomba calórica, dependiendo de las cantidades y usos que le des a cada receta claro.

Extra: Conseguir piel crujiente e interior jugoso

Para lograrlo puedes subir mucho la temperatura del horno al final del horneado. Dejarlo durante unos 15 – 20 minutos aprox. Así quedará más endurecida la piel por fuera y jugoso por dentro.

Otra alternativa que mencionábamos más arriba es la de usar mantequilla entre la piel y la carne. Esto asegura que por el lado externo se dore y adquiera ese toque crujiente y por dentro la mantequilla se absorba y le de esa textura jugosa y tierna al pollo.

Finalmente, como tercera opción, puedes seguir los pasos del pollo en salmuera, secar muy bien la piel y hornearlo una vez hayas eliminado la máxima humedad posible del exterior del pollo.

Deja que el pollo repose 10 minutos

Cuando termines de hornearlo y veas que ya está listo puedes dejarlo fuera del horno reposando, sin trincharlo. Enterito y refrescándose. De esta manera los jugos y vapores que queden dentro irán poco a poco absorbiéndose y ayudando que el resultado final sea un pollo super jugoso y tierno.

Nuestras conclusiones sobre como hacer que el pollo quede tierno

Como ves hay muchas formas de evitar que el pollo quede seco. Es cuestión de innovar, probar y seguir recetas que nos gusten. Al final darás con un método que te ayude a conseguir una receta de pollo al horno que se hará famosa en tus círculos sociales.

Para finalizar queremos recordarte que la clave para conseguir evitar que el pollo quede seco es complementar su falta de grasa con más calorías, líquidos, ácidos, caldos o zumos. El cómo lo hagas queda a tu entera elección.

Nuestra recomendación final es que, a ser posible, sigas alguna receta que te apasione, la cocina debe ser un placer, tanto en su elaboración como en su degustación.

¿Te ha gustado nuestra aportación sobre como hacer que el pollo quede tierno? Esperamos que te haya resultado útil y como siempre si tienes algún comentario, aporte o receta que quieras compartir será bienvenida en los comentarios. ¡Muchas gracias por tu tiempo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto Directo

Llámanos o rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo. Nos esforzamos por responder a todas las consultas dentro de las 24 horas de los días hábiles.








    Responsable: Cocinando Recuerdos. Finalidad: Responder a tu consulta. Legitimación: Al marcar la casilla indicas aceptar la Política de Privacidad y estar de acuerdo con el uso de tus datos. Destinatarios: Tus datos no serán cedidos ni vendidos. Serán protegidos. Derechos: Puedes acceder, rectificar, oponerte o suprimir tus datos en cualquier momento.