Base para tarta de queso

Base para tarta de queso alternativas porción con fruta y chocolate

Hoy te traemos varias opciones si lo que estás buscando es hacer una base para tarta de queso. Mucha gente adora las bases para tarta hecha de galleta, pero hemos querido aportar un poquito más. Buscamos ofrecerte varias alternativas. ¡Tú decides!

Curiosidades sobre la tarta de queso clásica

Antiguamente como mencionábamos un poco más arriba la receta tradicional consistía en usar diferentes tipos de quesos frescos sin madurar. Así lo hacían en la antigua Grecia.

Con la llegada de los romanos a la cocina se añadió huevo a la receta. Buscaban darle más esponjosidad. Cosa de agradar a sus emperadores. Al final se extendió el uso del huevo y en cada región europea se fue amoldando la crema según costumbres y gustos locales.

Es el caso de la tarta de queso italiana donde usan su famoso queso mascarpone. Hemos de reconocer que uno de nuestros quesos favoritos en lo referente a tartas de queso, claro. Da igual la base que elijas, estará buena, asegurado.

En algunas zonas y países ha variado tanto que le han llegado a dar otros nombres, como ocurre con la tarta de frutos rojos alemana, “cheese cake” americano, las quesadillas pasiegas en Asturias, o la «tarta de queso de mi abuela», que todo el mundo por cierto seguro tiene en su cuadernillo de recetas.

¿Con qué hacer la base para tarta de queso?

La respuesta rápida es fácil: ¡Con lo que quieras! Como hemos mencionado al inicio del post a mucha gente le apasiona la fusión de la galleta con el queso de la tarta. Otros le meten bizcocho, mermeladas, leche condensada… Como siempre acaba siendo una cuestión de gustos.

Lo más importante es que la base sujete muy muy bien el resto de la tarta, que una vez haga contacto con la boca del comensal deje un gran sabor y lo tiente a comer más.

base de tarta de queso de galleta

Base de galleta

Empecemos con la clásica base de galletas. Suele gustar por el contraste que da con el queso al cortar con la cucharilla y sobre todo al degustarlo en el paladar. Esa mezcla de suavidad con la textura de la galleta triturada.. La verdad es que se nos hace la boca agua.

Lo que vas a necesitar son los siguientes ingredientes:

  • Galletas, las que más te gusten.
  • Azúcar, azúcar moreno o panela (opcional)
  • Mantequilla
  • Sal

Trituramos las galletas

Hay quien utiliza un mortero de toda la vida, otros prefieren una picadora y en algunos casos (más de los que puedas imaginar) se suele optar por la desestresante opción de golpear con un rodillo o cuchara las galletas en una bolsa hasta convertirlas en polvo.

Añadir azúcar, o no

La parte opcional es añadir más azúcar a las galletas trituradas. Si estás usando galletas industriales no te recomendamos añadir más dulzor, suelen traer más que suficiente por si mismas.

Mezclar con la mantequilla

Añade tanta mantequilla como consideres, empieza con pocas cantidades, con la mantequilla a temperatura ambiente para que te sea más cómodo manipularla.

El objetivo es conseguir una masa homogénea sin que quede grasienta. Cuando la tengas lista úntala o espárcela sobre el molde. Así iremos dando forma a esta base para tarta de queso que estamos preparando.

Truco: Cuando la tengas en el molde nivela la superficie para no dejar bultos y aplástala suavemente contra el fondo. Ayudará a que se endurezca y sujete mejor todo el queso que le vamos a echar por encima.

Cuida el grosor de la base para la tarta de queso

No escatimes en cantidades. Si estás cocinando una tarta de queso querrás que esté rica, sea estable estructuralmente y además se vea bonita. Necesitarás tener una base gruesa, calcula aproximadamente dos dedos de alto si tienes unas manos finitas. Si crees que dos de tus dedos es demasiado siempre puedes reducir la altura.

La idea es que la tarta se sujete bien a la hora de repartir las porciones y por supuesto que todo el mundo encuentre agradable ese equilibrio entre el queso y la base de galleta.

Hornear o no hornear la base de galleta

Entre en escena el gusto de cada persona. Si te gusta una base dura hornea unos 10 minutos aproximados a 190 grados.

Si prefieres una masa más blandita no la hornees. Métela en la nevera a refrigerar media hora o incluso un poco más. Pasado un tiempo y confirmes que se ha endurecido ligeramente puedes terminar de montar tu tarta de queso.

Base para tarta de queso sin galleta, con pasta

Si quieres probar una alternativa a la típica base de galleta esta es tu oportunidad. Pruébala y sorprende a tus comensales. Para conseguirla sigue estos pasos.

Paso 1: Prepara la masa de pasta

Usaremos harina, azúcar, un huevo completo, mantequilla o margarina y media cucharadita de sal. Mezclamos bien hasta obtener una masa que podamos moldear a mano. Luego la colocaremos en nuestro molde para tarta.

Paso 2: Improvisa añadiendo sabor a la masa de pasta

Puedes añadir un poco de fruta, cacao, canela, investiga nuevas mezclas y consigue endulzar tu base para tarta de queso. ¡Igual descubres un sabor sorprendente!

base para tarta de queso con bizcocho

Base con bizcocho y leche condensada

Si lo que buscas es una explosión de dulzura bucal lo que tienes que hacer es probar esta alternativa a las clásicas bases que ya conoces.

Esta base para tarta de queso necesitará:

  • Una lata pequeña de leche condensada
  • Opcional, 150ml zumo de limón o lima
  • Unos pocos bizcochos de soletilla

Simplemente corta cachitos de bizcochos de soletilla. Los suficientes como para cubrir la base del molde. Mójalos en leche condensada y mezcla bien hasta que quede una masa uniforme, si te gusta una base más esponjosa y jugosa moja muy poco los bizcochos y no los tritures en exceso.

Si quieres añadir el zumo de limón o lima le darás a la base un toque interesante. Como hemos recomendado en opciones anteriores nos encanta que pruebes añadiendo nuevos sabores o zumos. Seguro que encuentras alguna mezcla que te enamora.

¡Por cierto! No olvides refrigerar la base un par de horas o tres en la nevera antes de completarla con el queso. Ayudará a que los ingredientes asienten y endurezcan un poco. Cuando la sirvas procura hacerlo directamente desde el frio de la nevera, si la dejas a temperatura ambiente podría desmoronarse.

Sin base para tarta de queso

La más clásica entre clásicas. No poner ninguna base. Simple, sencillo y de toda la vida.

En realidad, es como se han elaborado siempre, al menos en gran parte de Europa. Con la fama que nos han traído los famosos “cheese cake” de New York nos hemos ido acostumbrando a ver por todas partes tartas de queso con base de galleta. Sin embargo, como habrás leido al inicio del post antiguamente no era así ni mucho menos.

Esto no es una receta de tarta de queso completa

Recuerda que estamos hablando en todo momento sobre opciones y alternativas a la hora de hacer la base para tarta de queso que más te guste. Si quieres una receta completa de tarta de queso para qué engañarnos, en internet vas a encontrar cientos de ellas, cada una diferente.

Puedes elegir y probar las que más te gusten o innovar creando tu propia versión. Hay quien añade cuajada, otros usan huevo, sin huevo, con leche condensada, bizcochos, galletas, cereales varios, frutas, harina de avena, zumos …

En todo caso queremos agradecerte tu tiempo al leernos, igual que un buen postre necesita dulzura nuestras palabras necesitan quien las lea. Así que, ¡gracias! Y si conoces más formas de conseguir una rica base para tarta de queso… ¡comparte! Si conoces recetas completas y ricas cuéntanos cuáles son tus favoritas en los comentarios. ¡Será un placer leerte!

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto Directo

Llámanos o rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo. Nos esforzamos por responder a todas las consultas dentro de las 24 horas de los días hábiles.








    Responsable: Cocinando Recuerdos. Finalidad: Responder a tu consulta. Legitimación: Al marcar la casilla indicas aceptar la Política de Privacidad y estar de acuerdo con el uso de tus datos. Destinatarios: Tus datos no serán cedidos ni vendidos. Serán protegidos. Derechos: Puedes acceder, rectificar, oponerte o suprimir tus datos en cualquier momento.